Bosque Wiccano
un Website de México

Al Final de la Rede.

Por: Julio César Rochín.
Contacto: bosquewiccano@yahoo.es

Mucho se ha hablado y escrito acerca de la Rede Wicca. Mucha controversia puede causar el conocer las diferentes opiniones que existen. Pero, como una vez dije, aunque puede haber distintas opiniones entre nosotros mismos, nuestro campo de estudio como Wiccanos, nuestras actitudes y actividades están delimitadas; por consiguiente son más concretas y llevan una dirección clara. He tratado de apegarme fielmente a mi manera de concebir la Wicca para encontrar una posible explicación a tan sonado dilema.

Hasta hoy, yo me había mantenido creyendo y pensando que la Rede Wicca era un poema llamado “Rede of the Wiccae” que, según mis investigaciones a través de la red, apareció por primera vez por allá de 1975 en una revista llamada Green Egg Magazine, y fue Lady Gwen Thompson quien lo sometió a dicha revista sin especificar el autor, simplemente diciendo que lo obtuvo de su abuela Adriana Porter. Y al mismo tiempo, pensaba yo, que la famosísima frase: “Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie” era una versión corta del poema de Thompson, y que se solía tomar aparte porque remarcaba significativamente la máxima ley de moralidad que todos los practicantes seguimos. Esta frase yo la llamaba Rede Wicca, y realmente cuando yo hacía referencia a la Rede Wicca pensaba en esta frase, no tanto en el poema que para mí era la versión larga.
La primera vez que leí el poema de Thompson no entendí nada. Pero pensé que el estudio de la Wicca me iba ir aclarando en el camino muchos de los consejos ahí presentados. Sin embargo no fue así, son muy pocas las líneas que me quedan claras en realidad. Por supuesto que mi camino de aprendizaje no ha terminado, y no terminará hasta que muera. Aún así, de un tiempo para acá, ya no me interesa encontrar el hilo negro del poema de Thompson. Tal vez ni eso tenga.

Lo que me interesa ahora, con este breve análisis del poema de Thompson en comparación con el poema de Doreen Valiente y con la frase Wiccana: “Haz lo que quieras mientras a nadie dañes”, es aclararme ciertos puntos en relación a los tres.

Cierta confusión entre los poemas.

Para empezar, resulta que el poema que yo conocía como la Rede Wicca, el poema de Thompson llamado “Rede of the Wiccae”, también es conocido por muchos como un “Credo Wicca”, y que de Rede no tiene nada. “Rede of the Wiccae” o “Credo Wicca”, como le queramos mencionar, pero así se titula. En inglés lo vamos a encontrar así: “‘The Wiccan Credo’ or ‘Rede of the Wiccae’”. El punto es que dicho poema, el de “seguir las leyes Wicca debemos…”, dicen algunos que es confundido con algo llamado la Rede Wicca. Y yo me preguntaba ¿y que no es lo mismo?, ¿cuál es la confusión? De lo que sólo me pude responder que no, no es lo mismo. El poema de Thompson y Porter se llama “Rede of the Wiccae”, aunque yo sometí estás palabras en un traductor y su significado en español me decía: “La Rede del Wiccae”. Entonces tal vez la confusión que muchos tenemos de llamarlo Rede Wicca va por ahí. Otro punto importante aquí mismo, es que también se le puede llamar al poema como “The Wiccan Credo” que en español significa, obviamente, “El Credo Wicca”. Y esto me hacía preguntarme otra cosa: ¿que no el Credo Wicca es el poema que escribió Doreen Valiente? No. Resulta que el poema que escribió Doreen Valiente por allá de 1879 en su libro Witchcraft for Tomorrow, el de “escucha ahora las palabras de las brujas…”, se titula, en inglés, “The Witches' Creed”. Que en español significa “El Credo de las Brujas”, ¡de las Brujas! Confieso que fue un error muy ingenuo de mi parte.
Tanta confusión por unas palabrillas, se dirán. Pero realmente es importante tener lo más inteligible que se pueda la información que estamos estudiando. La cuestión de si son en realidad verdaderos Credos o códigos morales es otra historia.

Entonces ya tenemos este asunto un poquito más claro. Sencillamente: el poema de Thompson se llama en español “El Credo Wicca” y el poema de Valiente se llama en español “El Credo de las Brujas”. Pero como yo ya me acostumbre a mis ideas anteriores y me suena un poco extraño decirle Credo a lo que pensé que era Rede optaré, de aquí en adelante, en llamarlos como el poema de Thompson y el poema de Valiente, mientras me voy acostumbrando de nuevo.

La Rede Wicca propiamente dicha.

Ahora bien, nos queda una última cuestión y es un poco complicada. Es acerca de la famosa frase Wiccana: “Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie”. Y la problemática tiene que ver con las traducciones, no es la primera vez ni el único terreno donde las traducciones al español suelen estar distorsionadas y por ende causar confusiones.
Antes de analizar esta frase tengo que decir que, al parecer, ésta sí se llama “Rede Wicca”, o sea que no estaba yo tan errado en mis ideas anteriores. Ya hemos visto que la palabra “Rede” significa “consejo”. Y es así como tomamos esta frase, como un consejo. Y es muy probable que otra cosa que nos haya causado confusión en cuanto al poema de Thompson, al llamarlo Rede Wicca, sea que en este poema se menciona la famosa frase al final. Por eso yo solía llamar al poema “la versión larga” y a la frase “la versión corta”. Pero no, no hay ni versión larga ni versión corta. La Rede Wicca, llamada en inglés como “The Wiccan Rede”, es la frase propiamente dicha, y el poema de Thompson es punto y aparte, como ya vimos. El desarrollo de la Rede Wicca, además, le corresponde principalmente a cuatro personas según he visto: François Rabelais, Pierre Louÿs, Aleister Crowley y Gerald Gardner. En especial a Gardner por trasladar el utópico ideal al terreno de la magia y la moral de las brujas (Ordains y The Meaning of Witchcraft).

Pasemos entonces al análisis. La Rede Wicca en inglés reza de la siguiente manera: “An ye harm none, do what ye will”. Pero cabe aclarar que la frase está escrita en un inglés antiguo. Yo no sé nada de inglés moderno, mucho menos voy a saber de inglés antiguo. Lo único que sé es que la mayoría de las traducciones que me he topado desde que empecé con el estudio de la Wicca dicen así: “Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie”. Pero también me he encontrado con: “Sin inflexión de daños, hágase su voluntad” o “Haced lo que quisiereis, mientras a nadie dañéis”. El punto que ahora veo en estas traducciones, y que no había notado tan claramente antes, es lo ambiguo del mensaje. Por que es verdad lo que dice Elsie Kusulas de Wicca Celta, la frase suena prohibitiva. Y si afirmamos que la Wicca es un camino de libertad (no libertinaje), ¿cómo es que una “ley” viene a prohibirnos algo? Eso para empezar, porque hay más.
Resulta, leí en Wicca Celta, que la frase en inglés antiguo, una vez trasladada al inglés moderno dice así: “Actions that do no harm may be done as you will”. Lo que significa: “Las acciones que no causan daño, se pueden hacer conforme a tu voluntad”. Y ciertamente no es lo mismo decir “Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie” que decir “Las acciones que no causan daño, se pueden hacer conforme a tu voluntad”. De entrada el segundo mensaje es más comprensible que el primero. Elsie Kusulas dice que el segundo mensaje sólo te indica lo que puedes hacer sin ningún problema pero no especifica lo que no puedes hacer, tal como pareciera que el primer mensaje lo afirma: “Haz lo que quieras” (libertad) “Mientras no dañes a nadie” (¿Prohibición?).
Hay una cosa que no he mencionado, otra traducción que he leído hartas veces es: “Haz lo que quieras, a nadie dañes” o “Haz lo que quieras sin dañar a nadie”. Y ahora sí estoy completamente de acuerdo con Elsie, las líneas “A nadie dañes” y “Sin dañar a nadie” son definitivamente una señal de prohibición y por lo tanto de contradicción en nuestras creencias. Además, otra vez estoy de acuerdo con Elsie, es una prohibición imposible de acatar, simple y sencillamente es imposible.
Ahora, la línea de algunas traducciones que dice: “Mientras no dañes a nadie” es, a mi punto de vista, una ambigüedad. La palabra “Mientras” significa “Durante el tiempo que”. Quiere decir que la frase “Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie” dice más específicamente “Haz lo que quieras durante el tiempo que no dañes a nadie”. Entonces la frase también nos está diciendo lo que podemos hacer sin ningún problema, y no nos está marcando aquello que no podemos hacer. ¿Quiere decir entonces que esta frase marca tanto prohibición como libertad en forma de consejo? He ahí lo ambiguo que yo he notado en el enunciado “Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie”. Lo que quiero decir es que esta frase no es del todo clara, por una parte suena a prohibición, pero por otra se puede interpretar como un sencillo consejo. La frase al final es confusa y ambivalente. Por lo menos a mí, ciertamente me confunde.

Cuando yo aplicaba, como Rede Wicca, la traducción “Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie” traté encontrarle un sentido para la ética del Wiccano y opte por interpretarla de la siguiente manera en mi artículo “Principios y Creencias”:

“La Rede Wicca es la máxima ley de moralidad que todos los practicantes seguimos: ‘Haz lo que quieras, mientras no dañes a nadie’. Esta frase es la que marca precisamente la libertad con la que los Wicca contamos; el “no dañes a nadie” debe ser, para el practicante, no una limitación de la religión, sino un principio moral que salga de él mismo. No podemos decir que la Wicca es un camino de libertad si obligatoriamente “tenemos” que cumplir con esta ley, son cosas contradictorias.”

Me doy cuenta, por mis propias palabras, que ya había notado cierta ambivalencia en la Rede Wicca como tal la conocía, pero no estaba del todo transparente para mí, como creo que ahora la estoy viendo. Mi intención también era explicar que no es que no prohibamos nada en la religión Wicca, sino que existen límites que en base a nuestra responsabilidad, valores y ética aplicamos tanto en la magia como en la vida misma. En mi artículo “¿Qué es la Wicca?” quise manifestarlo de esta forma:

“Nuestra máxima ley es la que reza: ‘Haz lo que quieras, sin dañar a nadie’. Es lo que mejor resume la ética y moral de un Wiccano en cuanto a sus acciones; nos da la suficiente libertad para seguir a nuestro corazón, pero nos hace reflexionar que no tenemos derecho a perjudicar a nadie más o a nosotros mismos con tal de hacer lo que queramos hacer.”

Aún después de escarmenar la Rede Wicca y darme cuenta de las malas traducciones, sigo pensando que la Rede es un código moral, que debe salir de cada practicante por sí mismo, y que señala cierta libertad, aunque nos hace reflexionar que no tenemos derecho a perjudicar a nadie con tal de ser libres. Yo sigo pensando todo esto, pero creo que ahora veo las cosas más claras.
Veamos por qué: Resulta que hace aproximadamente dos años, compré un libro llamado “El Libro de las Sombras” de la autora Migene González-Wippler. Cual es mi sorpresa, ahora que lo vuelvo a revisar, al darme cuenta que en la primera página del libro propiamente tal, está escrita la Rede Wicca de la siguiente manera: “Si no haces daño a cualesquiera, puedes hacer lo que tú quieras”. Yo claramente asocio esta traducción con la frase en inglés antiguo “An ye harm none, do what ye will”. ¿Cómo es esto? Pues hace poco me decía una amiga, que sí sabe de inglés, que la frase: “An ye harm none, do what ye will” significa específicamente en español: “Si tú no haces daño, haz lo que tú deseas”. Y bueno, se parece a la traducción que presenta Elsie en Wicca Celta, aunque ella la presenta de una manera más amplia y explícita: “Las acciones que no causan daño, se pueden hacer conforme a tu voluntad”. Además, me comentaba mi amiga, que tenemos dos maneras de leer la Rede en inglés antiguo y que las dos son adecuadas:

“An ye harm none, do what ye will” = “Si tú no haces daño, haz lo que tú deseas”.
“An it harm none, do what ye will” = “Si (algo) no hace daño, haz lo que tú deseas”.

Ambas oraciones tienen el mismo sentido que la frase que presenta Elsie en su página. Ambas nos dicen, en otras palabras, que las acciones que no causan daño, se pueden hacer conforme a nuestra voluntad, o nuestro deseo.
Entonces, si éstas son las traducciones más adecuadas y nos aconsejan lo que podemos hacer, vemos con cierta lucidez que la frase de González-Wippler, “Si no haces daño a cualesquiera, puedes hacer lo que tú quieras”, también nos está aconsejando aquello que podemos hacer; dice que si algo no hace daño, ¡adelante! porque no habrá repercusiones. Y lo que en determinado momento llegara a hacer daño, recae en un cien por ciento sobre nosotros, si nosotros fuimos los responsables de tal daño. Viéndola desde esta perspectiva, defendernos de algo, por ejemplo, no violenta la Rede Wicca realmente.

Otras perspectivas no muy diferentes.

De cualquier forma mi intento de análisis no se detiene ahí, porque fui encontrando más detalles interesantes que me hacen orientarme hacia la oración de González-Wippler: La frase “An it harm none, do what ye will” ha sido trasladada, por algunos, al inglés moderno y dice así: “If it doesn't harm anyone, do what you want”. Que claramente significa: “Si (algo) no daña a cualquiera, haz lo que tú quieras”. Y estuve leyendo que muchos Wiccanos sustituyen el “An” (del inglés antiguo) o el “If” (del inglés moderno) por la palabra “so long as”, lo cual es aceptable porque no distorsiona el sentido de la Rede. Es decir, que algunos Wiccanos en lugar de decir: “If it doesn't harm anyone, do what you want”, dicen: “So long as it doesn't harm anyone, do what you want”. Que en español significa: “Siempre que (algo) no dañe a cualquiera, haz lo que tú quieras”.
Incluso se pueden invertir las partes de la oración y no hay ningún problema: “Do what you want, if it doesn't harm anyone” o “Do what you want, so long as it doesn't harm anyone”.
Respectivamente en español sería: “Haz lo que tú quieras, si (algo) no daña a cualquiera” y “Haz lo que tú quieras, siempre que (algo) no dañe a cualquiera”. El problema está cuando algunos toman el “so long as” (siempre que) como un “only if” (sólo si o solamente si). “so long as” no es igual a “only if”, cambia el sentido de la oración y la Rede pasa de consejo a prohibición: “Only if it doesn't harm anyone, do what you want”, que podemos ver en español: “Sólo si (algo) no daña a nadie, haz lo que tú quieras”. Se supone que el sentido de la oración original nos está diciendo que si algo no va a dañar a nadie, está bien hacerlo. No es lo mismo decir que si algo va a dañar a alguien no está bien hacerlo. Y, al parecer, las frases con connotación prohibitiva han distorsionado de esta manera el sentido original de la Rede Wicca.

Luego, revisando la historia de la Rede Wicca, observo que Gardner, al citar la historia del Rey Pausol, en su libro The Meaning of Witchcraft (1959), usa estas palabras: “[Witches] are inclined to the morality of the legendary Good King Pausol, ‘Do what you like so long as you harm no one’.” Que en español quiere decir más o menos así: “[Las brujas] están inclinadas a la moralidad del legendario Buen Rey Pausol, ‘Haz lo que deseas siempre que no dañes a nadie’.” Y puedo percibir que su frase tampoco es prohibitiva. Es sencillamente un consejo que nos dice lo que sí podemos hacer y cuándo lo podemos hacer. Conste que son palabras del abuelo Gardner. Y continúa diciendo: “No debes utilizar la magia para cualquier cosa que cause daño a cualquier persona, y si, para prevenir un mayor mal que es hecho, debes incomodar a alguien, debes hacerlo solamente de una manera que disminuya el daño”.
Todo esto me hace pensar que tal vez la frase “Haz lo que quieras mientras no dañes a nadie” es una adaptación inadecuada en un intento por traducir la frase de Gardner. Y es que la palabra “so long as” también significa “con tal que”, “hasta que” y “mientras que”. Sin embargo, me explicaba un profesor de inglés de mi universidad (quien por cierto me dio una traducción muy sencilla pero bastante clara de la Rede original) que la traducción de “so long as” depende del contexto de la oración. Tal vez alguien quiso traducir la frase y tomó la palabra menos adecuada: “mientras que”. Lo que definitivamente la hace poco inteligible. Y él mismo me dijo que, a su punto de vista, lo más acertado, en esta oración, es tomar la palabra “so long as” como “siempre que”; y concluyó que “Haz lo que deseas siempre que no dañes a nadie” es lo que el Buen Rey Pausol nos recomienda.

Unos días más adelante encontré la perspectiva de Gerina Dunwich, con lo que pude concluir, para este artículo, mi búsqueda respecto a las interpretaciones más adecuadas de la Rede Wicca. Dunwich se refiere, en su libro “La Magia de las Velas”, a la Rede como el consejo de las brujas usando estas palabras: “Antes de realizar ningún conjuro o rito mágico, es muy importante recordar siempre el consejo de las brujas: Si una cosa no daña a nadie, puedes hacerla de acuerdo con tu voluntad. Haga lo que se proponga con tal de no perjudicar a ninguna otra persona.”
Podemos percibir con cierta claridad que Dunwich sólo nos recomienda, en base a su interpretación de la Rede, buscar el no dañar a nadie antes de hacer cualquier acto mágico y voluntad. Además algo importante a subrayar es que ella presenta a la Rede Wicca enfatizándola, de primera instancia, como un consejo, no como una ley. Tampoco la presenta con connotación prohibitiva, así que no pierde su sentido original.

A manera de conclusión.

Veo entonces que las frases: “Haz lo que quieras, a nadie dañes”, “Sin inflexión de daños hágase su voluntad” y “Haz lo que quieras sin dañar a nadie” son claros mensajes de prohibición y contradicción con nuestras creencias. Pareciera que remarcan aquello que no podemos hacer: las acciones que causen daño están prohibidas. Así cambian el sentido de la oración original escrita en inglés antiguo. Por otra parte, la frase: “Haz lo que quieras mientras a nadie dañes” es poco clara, ambigua y confusa. Sin mencionar que todas estas frases señalan cosas imposibles de acatar en esta vida moderna y estresante. Ideal prácticamente neurótico. Y las palabras de mi amigo Javier me han dejado asombrado: “¿Qué pasaría si nos libráramos de todos esos poemas y frases que nos atan y que nos impiden mostrar nuestra verdadera naturaleza dividiéndonos en dos a nosotros mismos?” La Rede, como la conocía anteriormente, propicia una confusión que nos puede hacer fingir lo que realmente sentimos con tal de no violentar la “ley”. Y que en última instancia nos llevaría a una división de nosotros mismos. Definitivamente no seríamos sinceros ni con los demás, ni con nosotros mismos.
Tal vez tenga razón Elsie Kusulas cuando dice que seguramente este tipo de frases nos den una imagen de buenas personas, “una manera muy linda de justificar nuestro paganismo” dice Elsie. Entonces tal vez las traducciones distorsionaron el sentido original de la frase para darle un toque atractivo que cause buena impresión. O tal vez el hecho de querer acomodar la Rede en siete u ocho palabras haya causado tal distorsión.

Yo por mi cuenta me quedo con la oración de González-Wippler: “Si no haces daño a cualesquiera, puedes hacer lo que tu quieras”. Ya antes, cuando Mundo Esotériko era mi Website, encontré supuestamente el poema original de Thompson y la última línea dice: “An it harm none, do what ye will”, ya vimos que traducida al inglés moderno afirma: “If it doesn't harm anyone, do what you want”. Por último, traducida al español quedaría más o menos así: “Si (algo) no daña a cualquiera, haz lo que tú quieras”. Líneas que yo asocio inmediatamente con la frase de González-Wippler.
Pero también me quedo con la traducción, sencilla y clara, de la Rede original que me dio mi profesor de inglés. Él me dijo lo siguiente: “La frase ‘An ye harm none, do what ye will’ la puedes traducir sencillamente de la siguiente manera: ‘Si no haces daño, haz tu voluntad’. O sea que te está diciendo que puedes hacer lo que quieras si no dañas a nadie.” Ahora conozco una traducción adecuada de la Rede Wicca en siete simples palabras.
A pesar de todo, sí me gustaría dejar claro que me doy cuenta que las interpretaciones personales de la Rede son más importantes que la estructura de la frase en sí. Porque incluso las traducciones más acertadas se pueden distorsionar en un nivel aperceptivo. Es decir, independientemente de si alguna traducción de la Rede es o no la más adecuada, es o no la más exacta, es o no la más clara, nuestra visión e interpretación al respecto es la que hace la diferencia entre comprender y confundir.

Ahora bien, veo entonces que las frases en inglés: “An ye harm none, do what ye will”, “An it harm none, do what ye will”, “Actions that do no harm may be done as you will” , “If it doesn't harm anyone, do what you want”, “Do what you like so long as you harm no one”, “So long as it doesn't harm anyone, do what you want”; y sus respectivas traducciones en español, ciertamente acertadas: “Si no haces daño, haz tu voluntad”, “Si (algo) no hace daño, haz lo que tú deseas”, “Las acciones que no causan daño, se pueden hacer conforme a tu voluntad”, “Si (algo) no daña a cualquiera, haz lo que tú quieras”, “Haz lo que deseas siempre que no dañes a nadie”, “Siempre que algo no dañe a cualquiera, haz lo que tú quieras” y las perspectivas de Gonzáles-Wippler y Dunwich, tienen todas, según mi criterio e interpretación, el mismo sentido y la misma dirección. Pareciera que remarcan, en términos simples, que está bien hacer algo que no cause daño. Nos aconsejan lo que podemos hacer y cuándo lo podemos hacer, pero no declaran nada acerca de lo que no debemos hacer. ¿Qué podrá significar esto? De primera instancia, que es una ley innecesaria. Pero, ¿será? Por que el hecho de ser Wiccanos no nos hace responsables mágicamente. Lo vamos aprendiendo.
Tal vez al final, la Rede Wicca nos orienta a evaluar nuestras acciones y sus consecuencias, evaluar nuestra ética. Tal vez esta frase, como ya dije anteriormente, realmente nos de la suficiente libertad para seguir a nuestro corazón, pero al mismo tiempo nos haga reflexionar que no tenemos derecho a perjudicar a nadie más o a nosotros mismos con tal de hacer lo que queramos hacer. Después de todo la Rede no es una “ley” ni un “dogma”, sino que es tomada por muchos Wiccanos como un verdadero consejo que podemos respetar.

Ahora veo que mis concepciones no estaban tan fuera de lugar, pero necesitaban una dirección más clara. Tal vez me equivoque, pero me pregunto yo: Entonces, ¿qué hay al final de la Rede? Y la única respuesta que se me ocurre es: Seguramente nuestras intenciones y nuestras acciones.

Bibliografía
http://wicca.lunacelta.com/
http://wicca.timerift.net/rede.html
http://www.starkindler.org/dianis/realrede.html

M. Gonzáles-Wippler. El Libro de las Sombras.
P. Tuitéan & E. Daniels. Wicca, la Magia de la Diosa.
G. Dunwich. La Magia de las Velas.

ATENCIÓN: Este artículo es propiedad de Bosque Wiccano y, aunque no signifique que es de nuestra completa autoría, sí significa que nos dedicamos a investigar, reflexionar, justificar, transcribir, complementar, fundamentar y traducir textos (cuando fue necesario) para su realización. Por tal motivo hemos puesto la bibliografía que nos ayudo a ello. Y pedimos que, quien quiera copiar el artículo para su propia Web, considere poner una referencia a esta página.

¡APOYEMOS LA DIFUSIÓN DE INFORMACIÓN DE MANERA RESPONSABLE!


Intercambio Paganeo.Net

Página de Inicio Bosque Wiccano