Bosque Wiccano
un Website de México

Hierbas Mágicas:
Fundamentos - Hacer Magia con Hierbas.

Del libro: Enciclopedia de las Hierbas Mágicas, de Scott Cunningham.
Del libro:
La Verdad sobre la Magia de las Hierbas, de Scott Cunningham.
Por:
Julio César Rochín.
Contacto: bosquewiccano@yahoo.es

En la magia, una hierba es cualquier planta o cualquier parte de una planta que es usada con fines mágicos. Puede ser un cacto, una flor, un alga, un musgo, un hongo, el pasto, una enredadera, un arbusto o un árbol. Los condimentos también se clasifican como hierbas. Las partes de las plantas usadas en el hierbalismo incluyen semillas, flores, frutas, hojas, cortezas y raíces. La palabra "hierba" implica que la planta tiene un uso específico. Tales usos pueden ser medicinales, culinarios, cosméticos, estéticos o mágicos. Muchas hierbas disfrutan una rica variedad de usos. Sin embargo, sólo esas plantas que han mostrado tener efectos mágicos se usan en la magia de las hierbas.

La magia de las hierbas se originó en el pasado distante, cuando los humanos empezaron a experimentar por primera vez con las plantas que ellos encontraron a su alrededor. Es probable que el color, la forma, el perfume y el gusto atrajeran la curiosidad por ciertas plantas.
Realmente no se sabe a ciencia cierta el cómo o por qué ciertas plantas comenzaron a ser usadas en rituales, es seguro que nuestros antepasados hayan tenido la sensibilidad para percibir sus energías y su sentido del olfato haya estado más desarrollado, puesto que su vida estaba más en contacto con la naturaleza. Las fragancias ricas que segrega una planta pueden haber sido desde el principio un vínculo con el Espíritu (y lo que era desconocido).
Se sabe que hacia el año 3,000 a.C. muchas plantas eran usadas regularmente para la magia en Egipto, Sumeria y en otras partes. Alrededor del año 200 a.C. la magia de las plantas estaba firmemente arraigada en la vida humana. Miles de plantas eran usadas para suavizar el sendero de la existencia humana en Europa, África, las Américas, Asia y otras partes.
Los primeros herbarios (descripciones de plantas y sus usos) se escribieron en Grecia antigua. La mayoría de los herbarios incluían información tanto mágica como medicinal. Tales libros fueron copiados y recopiados por siglos, esparciendo aún más las tradiciones de la magia de las hierbas. Mucha información pasó también de los practicantes botánicos a sus estudiantes. Se copiaron y se diseminaron textos romanos y griegos durante el siglo XV en Europa.
Al pasar el tiempo, este conocimiento acumulado salió de los centros de aprendizaje hacia el conocimiento público, y las personas descubrieron los usos rituales de las plantas que crecían en sus áreas. Los hechizos fueron trabajados, elaborados y pasados a otros. Así la magia de las hierbas floreció.

Desaparecimiento y resurgimiento de la magia de las hierbas.

No fue hasta que la cristiandad comenzó a tratar de eliminar todo rastro restante de las prácticas precristianas que la magia de las hierbas, y las prácticas de magia en general, entró en decline. Las prácticas de muchos siglos fueron condenadas repentinamente por una iglesia asustada de gente con avaricia de poder y control. Así la magia, incluida la de las hierbas, se hizo clandestina y fue modificada. Sin embargo muchas de las tradiciones sí desaparecieron. La magia de las hierbas pasó al plano de la superstición: "Es de mala suerte tener esa planta en casa", "esta hierba atraerá amor", "no yo no sé por qué, mi madre siempre lo hacía", "es una tradición de la familia."
Afortunadamente las hierbas no murieron y tampoco murió mucha de la información. Los grandes herbarios escritos por Theophrastus, Dioscorides, Apuleius, Gerard, Coles y otros, conservaron mucho de la magia de las hierbas. Una cantidad suficiente quedo al alcance, tanto en forma publicada como dentro de la práctica folklórica como para permitir el renacimiento de la magia de las hierbas.
Este interés renovado sobre las hierbas comenzó en la década de 1930 en los Estados Unidos e Inglaterra, y hacia 1970 las personas ya exploraban todos los usos que éstas podían dar. La magia de las hierbas había llegado, la mayoría de los nuevos herbarios que fueron publicados desde 1930 hasta 1970 continuaron la grandiosa tradición de incluir aplicaciones mágicas, medicinales y cosméticas. El número de personas interesadas en el tema aumentó debido a que ciertos países experimentaron su primera manía por "lo oculto".
Se combinaron los pedazos antiguos de conocimiento, se realizó una enorme cantidad de experimentación. Se redescubrieron muchos de los viejos secretos y fueron puestos en práctica. En la década de 1980, los libros de Scott Cunningham y por otros autores del ocultismo moderno trajeron una variedad de información al público respecto a la magia de las hierbas.

¿Funciona como toda la Magia?

Sí, por supuesto. Como todas las prácticas de magia, la magia de las hierbas es la utilización de energías para crear los cambios necesarios; pero sabemos que esta práctica no sólo depende del poder de la planta. Quien las usa debe enviar sus propias energías desde su cuerpo hacia la energía de la hierba, así las dos energías (la humana y la vegetal) se mezclan, reciben la intención y el propósito, y se envían a su meta mágica.
Nos "conectamos" con una hierba al estimularla, así la energía se pone en movimiento para la realización del cambio necesario. Esto hace que las hierbas mágicas sean efectivas; no solamente arrojamos las rosas o la lavanda al aire; trabajamos con las hierbas al enviarles poder, para estimular sus facultades y así manifestar nuestras necesidades. Más adelante se mostrará una manera de energetizar las hierbas.

Maneras de utilizar las Hierbas.

Las hierbas pueden usarse de muchas maneras en la magia; algunas son nuevas, mientras que otras han sido usadas por siglos por brujas y magos. Mencionaré de manera breve sólo algunos de los usos de la magia de las hierbas...

Energetizar las Hierbas.

Energetizar es una técnica de la magia muy utilizada, no sólo para las hierbas, también para los cuarzos y cristales, las velas y demás herramientas utilizadas en este Arte. A la técnica de energetizar también se le puede llamar "encantamiento", "consagración", o "carga". Y consiste, como ya lo mencioné más arriba, en transmitir nuestro propósito e intención, a través de nuestra energía, hacia la hierba que contiene ciertas facultades, las cuales pueden ayudar en la manifestación de nuestra necesidad. Enviamos poder al poder de la hierba.
Para hacerlo, tú puedes buscar y diseñar un método de la manera que creas más conveniente para ti, con la que te sientas más cómodo. El encantamiento puede iniciarse desde el momento que se recoge la planta de algún jardín o campo:

Yo te recojo, romero, para aumentar mis facultades mentales y concentración.

Pero no hay ningún problema si las hierbas son adquiridas en tiendas naturistas o herbolarias. Entonces el encantamiento deberá comenzar unas horas antes de proseguir con el trabajo mágico. Las hierbas se pueden energetizar una por una, o con una mezcla. Sólo se necesita colocarlas en un cuenco o recipiente de madera, porcelana, barro o cristal y concentrarse en emitir vibraciones hacia las plantas, en silencio y prestando mucha atención; así que va a ser necesario estar en un lugar tranquilo y solo, para no sufrir interrupciones.
Antes de ser energetizadas, las hierbas deben estar desmenuzadas, así que aprovecha y mientras lo haces, da inicio al encantamiento:

Eucalipto, eucalipto, da salud a mi cuerpo.

Una vez desmenuzadas, obsérvalas con atención (sentado o de pie, como tu consideres). Trata de sentir las vibraciones que emanan las hojas, las flores y los tallos. Hay personas con ciertas facultades para quienes es fácil este proceso, debido a que ellos pueden incluso ver las vibraciones de las plantas en varias formas como espirales, líneas ondulantes, etc.
No te desanimes si no logras ver nada, trata de sentir para empezar. Coloca tu mano derecha sobre el cuenco o recipiente donde están las hierbas desmenuzadas, esto permitirá que las vibraciones toquen tu mano y sea más fácil sentirlas; puedes cerrar los ojos si lo deseas, así te concentrarás mejor. Porque enseguida lo que harás es una visualización del objetivo mágico; pues para levantar el poder de las hierbas, debes primero levantar el tuyo: Visualiza con fuerza lo que necesitas, e incluso visualízalo como si ya lo tuvieras, deposita tu intención y pondrás la energía en movimiento. Envía esta imagen hacia las hierbas, pasa tus dedos por ellas mientras lo haces, y siente como a través de las yemas se cargan de tu energía. Si te resulta difícil mantener una imagen, puedes recitar una sencilla oración, o una afirmación, en voz baja, que se adapte a tu necesidad:

Milenrama, milenrama, haz que crezca el amor.

A medida que pasas tus dedos por la planta, siente que éstos infunden a la hierba tu intención. Cuando sientas que la hierba está vibrando de energía o percibas que la operación se ha completado y es suficiente, retira tu mano y abre los ojos. ¡La planta ha quedado cargada! Si vas a utilizar más plantas en la misma mezcla, añade una a la vez, volviendo a encantar la mezcla con cada adición. A veces no habrá tiempo de ello, no hay problema si mezclas de una vez todas las hierbas y las cargas todas juntas:

Menta y Helecho, purifiquen y protejan mi casa.

Y si vas a encantar hierbas que serán usadas por separado, sólo retira las que ya están listas, limpia el cuenco o recipiente y vuelve a colocar las nuevas hierbas para repetir el procedimiento. No olvides que cuando hagas incienso, infusiones, bolsitas, muñequitos y cosas similares se deben desmenuzar las hierbas (si es necesario) antes de usarlas. Y en el caso de raíces o ramas, sosténlas en tu mano, o colócalas en el cuenco, mientras recitas y visualizas. También puedes utilizar la ayuda de las velas para los encantamientos; los colores dependerán del trabajo a realizar.
El método de energetizar, encantar o cargar las hierbas no es absolutamente necesario, pero es un método para obtener mejores resultados, porque una hierba puede tener muchas facultades, y el procedimiento de energetizar ajusta las vibraciones de las plantas con relación a tu necesidad mágica, que es específica. El buen herbalista nunca omite este procedimiento.

Hierbas Mágicas (A-G) - Hierbas Mágicas (H-Z)

Bibliografía
S. Cunningham. Enciclopedia de las Hierbas Mágicas.
S. Cunningham. La Verdad sobre la Magia de las Hierbas.

ATENCIÓN: Este artículo es propiedad de Bosque Wiccano y, aunque no signifique que es de nuestra completa autoría, sí significa que nos dedicamos a investigar, reflexionar, justificar, transcribir, complementar, fundamentar y traducir textos (cuando fue necesario) para su realización. Por tal motivo hemos puesto la bibliografía que nos ayudo a ello. Y pedimos que, quien quiera copiar el artículo para su propia Web, considere poner una referencia a esta página.

¡APOYEMOS LA DIFUSIÓN DE INFORMACIÓN DE MANERA RESPONSABLE!


Intercambio Paganeo.Net

Página de Inicio Bosque Wiccano